El queso de mano fue premiado en Nueva Zelanda

queso

El Queso de mano elaborado por el venezolano Dietrich Truchsess, mejor conocido como Dr. Quesero, ganó medalla de plata en el New Zeland Cahmpion Cheese Award 2018.

Este concurso es organizado por la NZ Specialiity Cheesemaking Asociation, el cual se encarga de premiar la excelencia en la técnica y fabricación de quesos con el objetivo de sensibilizar e impulsar el consumo de este producto en Nueva Zelanda, uno de los mayores productores de leche en el mundo donde la industria quesera experimenta un franco desarrollo y reconocimiento a nivel mundial.

Truchsess es nativo del estado Zulia, con ascendencia alemana, y presentó ante el jurado, integrado por expertos neozelandeses y un juez internacional, tres productos: queso matera (muy similar al paisa venezolano), queso de mano y la nata.

“Codearse con esta gente que sí son grandes ligas en queso, para mí ya es ganancia”, comentó el Dr. Quesero, cuando aún no sabía que había sido premiado. Aunque días más tarde, cuando le llegó la noticia el 1° de marzo, solo atinó a decir que estaba muy orgulloso, por lo que dedicó el premio a todos los venezolanos.

El Dr. Queso vivió en la urbanización Lago Mar Beach, en Maracaibo, y luego emigró a Auckland, la ciudad más poblada y con mayor crecimiento económico de Nueva Zelanda.

Cuando llegó a dicho país, aseguró que nunca había preparado quesos por su cuenta, pero recuerda que de niño un señor llamado Marciano, que trabajaba en la hacienda de su tío Hugo Montiel, a donde iba de vacaciones cuando era niño, le enseñó a ordeñar y a hacer quesos.

Esta enseñanza dio sus frutos, ya que el alto costo del producto en el país de Oceanía le obligó a investigar la preparación del mismo.

En tal sentido, comenzó la búsqueda en internet, a través de tutoriales, para la elaboración de quesos, así como también de lugares donde comprar la leche adecuada para su fabricación.

“Conseguí una granja donde venden la leche en un “honesty bucket” ¿Qué quiere decir eso? que tú vas para allá con tu balde, con tu potecito, y agarras tu leche. Allí no hay nadie, todo es por honestidad. La gente cree en la buena fe, la gente cree en uno” comentó.

El primer queso que hizo en la tierra que lo recibió fue un queso duro. “Recuerdo que cuando lo corté estafa full de huequitos, igualito que el queso de nosotros, se los di a mis hijos y cuando lo probaron, literal se pusieron a llorar porque extrañaban a su tierra”, enfatizó.

Con información de El Universal

Comentarios

Comentarios