La vacuna del cáncer de mama es venezolana

cáncer

“Ahora podemos dar noticias al país y decir ‘Señores, la vacuna del doctor Convit existe, es una vacuna efectiva y aquí está demostrado, en una revista científica internacional reconocida en cáncer ’”.

El orgullo y la alegría al pronunciar esta aseveración no le restaron a Ana Federica Convit la firmeza y seriedad de quien habla en nombre de uno de los venezolanos más respetados, admirados, queridos y ejemplarizantes en su patria y el mundo entero.

Todavía más por el hecho de ser su nieta y actual Secretaria General de la Fundación Jacinto Convit, institución pionera en investigación de inmunoterapia de cáncer, que hace pocos días hizo el trascendental anuncio de la validación de una vacuna para el tratamiento del cáncer de mama, esto a partir de los estudios que el insigne médico realizó durante sus últimos años de vida.

Interés por el cáncer

Con más de 90 años de edad y habiendo logrado, décadas antes, el reconocimiento internacional a partir de los logros obtenidos con sus vacunas de lepra y leishmaniasis, su afán de continuar investigando lo llevó por el camino del estudio del cáncer y la manera de combatirlo.

“Él vio similitudes en la respuesta inmune del individuo frente a un tipo de Leishmania y el Mycobacterium Leprae, con las células cancerígenas”, siendo el cáncer una enfermedad muy grave, la segunda causa de muerte por enfermedad en el mundo.

Entonces él decide enfocarse en el tema del cáncer y desarrollar una propuesta de inmunoterapia para combatir esta enfermedad, comenzando por el cáncer de mama”, menciona Ana Federica Convit.

En efecto, en 2006 su abuelo publicó esa propuesta de vacuna en la Gaceta Médica de Caracas y posterior a su muerte, entre los años 2015 y 2017, la Fundación que lleva su nombre constituyó un equipo de biólogos e investigadores, que luego creció y se hizo multidisciplinario, para continuar ese estudio y asumir la continuación del protocolo experimental.

Más información en El Universal

Comentarios

Comentarios