Carlos Guillén sueña con una Ciudad Guayana 2020

Carlos

Carlos Guillén se considera un guayanés de pura cepa.

Odontólogo de profesión y locutor de ocupación, también se describe como un emprendedor natural y empresario por accidente.

La odontología solo la ejerció por tres años. El resto de su vida laboral, Carlos la dedicó a la radio, animación y a la producción de eventos.

Guillén cambió el consultorio por la cabina con una primera señal, mientras estudiaba odontología en Maracaibo. Hizo un curso de locución comercial ante el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, dejándose llevar por un amigo.

“No fue por instinto natural, nunca me gustó mi voz, pero mi amigo si lo vio y me llevó a hacer el examen”, relata Carlos.

De regreso a Puerto Ordaz, mientras hacía de odontólogo, colocaron una emisora frente a su consultorio. Segunda señal.

Comenzó como locutor y transcurrieron 14 años de muchos momentos, en los que logró gerenciar en Puerto Ordaz y posteriormente el circuito a nivel nacional.

Por un tiempo mantuvo la odontología y los micrófonos en paralelo, pero finalmente la locución lo atrapó.

“Fueron años de mucha radio y allí salieron los eventos”, añade. A raíz de esto nace Promoshow, su empresa próxima a cumplir 21 años, actualmente en pausa por la situación del país.

¿Cómo fue que Carlos pasó a tener su propia radio?

  • Después de 14 años en Rumba y haber ocupado los cargos y haber llegado donde quería llegar y lo que quería hacer y estar en el tope, como emisora, como programa, como locutor, en eventos, necesitaba indudablemente crecer y ya había llegado a mi techo, no había más. Entonces me di la oportunidad de salir de allí de mi zona de confort y emprender algo nuevo, allí le pusimos la mira a 99.9 FM que ni siquiera estaba dentro de las 15 radios en la ciudad en sintonía y con un formato completamente distinto al nuestro. Nos agarramos la emisora que estaba peor ubicada en el espectro y le metimos todo el poder de lo que habíamos aprendido y materializado en Rumba, más todas las cosas nuevas que logramos crear e inventar y ya vamos a cumplir 10 años el 31 de mayo de haber relanzado la 999 y haberla convertido en lo que yo creo que es la mejor o una de las mejores radios de la ciudad y no porque sea nuestra, sino porque logró entender lo que la gente quiere: música en español, lenguaje sencillo y buenas noticias.

¿Cómo mides el éxito de la emisora?

  • Tú te das cuenta que estás metido en la pelea cuando escuchas la radio en las lugares donde te metes, en los comercios que visitas, cuando llegas y tu equipo de ventas te dice que cuando lo ofrecen, la gente ya sabe cuál radio es, les gusta, saben cuál locutor está al aire, tenemos bastante publicidad en la emisora, lo ves en el teléfono, llamadas telefónicas, en la interacción con las redes sociales. Cuando vienen los artistas de afuera y todos quieren venir a la 999, son algunas de las formas para medir la empatía con la gente.

¿Qué los hizo escoger Festiva 999 de todas las demás?

  • No nos queríamos ir de la emisora número uno a la emisora número dos. Hicimos un cambio radical y nos fuimos de la uno, para la última, un reto muy personal, de mi parte de producción para levantar una radio y de José Luis en la parte de comercialización. Me encantaba el dial, es el único que se repiten los tres números. Ya conocía a las dueñas de la radio y tuvimos una excelente relación de radio y amistad y ¡pum! se dio perfecto.

¿Hay planes para el aniversario?

  • Algo haremos para celebrar los 10 años de la radio, lo más seguro sea en la tranquilidad de la cabina.

¿Algún evento que recuerde?

  • Son muchos, pero emblemático… lograr traer teatro a la ciudad durante siete años con el festival de teatro en Guayana, fue un reto que logramos. Una belleza. Pero el mejor evento sin duda fue Guaco Histórico con Gilberto Santa Rosa, Luis Enrique, Kiara, Nelson Arrieta, Jorge Luis Chacín y la Super Banda de Venezuela. Fue un evento que estuvo a nivel internacional y nacional, pero aquí en Guayana lo produjo en su totalidad Promoshow y también estuvo la gente de Sarao Producciones.
  • Otro evento icónico fue la despedida musical de Voz Veis en Puerto Ordaz, un llenazo inolvidable en el salón de eventos del Ciudad Comercial Alta Vista.

Enamorado de Ciudad 2020

Con sus 50 años de los cuales se siente orgulloso, Carlos está en una nueva faceta radial con su programa Ciudad 2020.

Lo describe como una respuesta ante la necesidad de buscar motivación, de ponerle un poco de orden a la ciudad, a la radio, de crear ciudadanos, dar mensajes de formación ciudadana.

El horario, es el mismo, pero un formato completamente diferente.

“Es el mejor producto que he tenido toda mi vida, estoy feliz de conducirlo. Es un programa con sentido, con motivación, con propósito, con norte, con metas claras, la meta es convertir a la ciudad 2020, una ciudad perfecta, en el 2020 o antes”, confiesa.

Guillén espera que sirva de inspiración para otras radios, que los programas tengan su cuota de humor y buena música, pero que tenga también aporte para la ciudad, “porque estamos en un momento país donde hace falta muchísimo eso de aportarle cosas positivas de la ciudad, porque hay que recuperarla desde cero, cuesta mucho pero es maravilloso”.

En enero este programa cumplió un año y han pasado muchas cosas, dentro de ellas, resalta que lo llaman para invitarlos a foros y charlas que tienen que ver con ciudadanía, con reconstrucción de país, como la Universidad Católica Andrés Bello y el Rotary.

“Primera vez en la vida que tengo un logo de un programa”, bromea Carlos.

“No cuesta nada”

Los micros de “No cuesta nada” dieron origen a Ciudad 2020. Con sus buenos días, pedir permiso, ceder el paso, respetar las leyes, el paso peatonal, las luces del semáforo,… Por ahí comenzó una historia que lleva más de dos años al aire y unos 60 micros que están sonando no solo en Festiva, sino en otras radios del país.

“Si comenzamos cambiando nosotros, podremos cambiar al país completo y por supuesto convertirnos en habitantes de primera. Es mi regalo para la ciudad”, reitera el locutor y empresario.

Proyectos

Actualmente está desarrollando una escuela de capacitación empresarial: DNA Empresarial que formará en materia de negocios, para que asuman nuevos retos con profesionalismo.

Es probable que comience a finales de este mes de mayo. Inicialmente el formato será presencial, solo para seis personas por aula, pero la idea es que posteriormente pase a ser vía online.

“Estamos aliados con DNA Connections, pero en la línea empresarial estamos nosotros, José Luis y yo”, explica.

Estará ubicado en la Mezzanina de la Torre Colón en Alta Vista.

¿Cómo ve Carlos Guillén a la ciudad en 2020?

-Una ciudad 2020 en el 2020, como yo la sueño es posible si hay cambios bastante importantes en el país y por consiguiente en la ciudad, que acarreen cambios conductuales en las personas que viven en Venezuela, que es muy cuesta arriba pensar que lo podamos lograr en tan poquito tiempo, pero, yo considero que no nos podemos colocar las metas tan a largo plazo porque entonces nos desanimamos. Me encantaría verla arreglada, ciudada, bonita, alumbrada, con potes de basura de colores para iniciar y para siempre activar el tema de reciclaje, con la electricidad funcionando, plazas full de gente, seguridad total. La ciudad soñada, que la tuvimos hace 25 y 30 años.

Con estos sueños, queda evidenciado que Carlos Guillén no quiere irse del país, a pesar de que su familia y amigos se lo han sugerido en reiteradas oportunidades.

“A mi me gusta mi país, mi ciudad y siento que debo estar aquí para cuando llegue el momento grande de la reconstrucción, quiero estar aquí, no quiero que me lo cuenten, quiero vivirlo, quiero verlo, así que no, no tengo planes de irme, me quedo, soy venezolano en Venezuela”, resalta Carlos.

¿Cuál es su lugar favorito de la ciudad?

El odontólogo de profesión y empresario de ocupación tiene como lugar favorito de la ciudad el centro cívico.

“Allí pasé toda mi niñez, la recuerdo. Aunque está muy cambiado, mantiene su esencia, tiene una magia increíble en mi vida y es la parte que estamos tratando de organizarnos para rescatar primero, tiene que estar llenos de sitios bonitos para la familia y para compartir. Allí aprendí a patinar, ese era el punto de encuentro obligado en Puerto Ordaz”.

 

Con colaboración: Leonervis Hernández @leonervis

Comentarios

Comentarios